Opinion

5 paradigmas en la vida de las mujeres.

paradigmas en la vida de la mujer Las mujeres, realmente, pueden lograr todo lo que se proponen. Este no es un artículo de porqué las mujeres son mejores que los hombres. Para nada. He tenido la fortuna de tener hombres maravillosos en mi vida: mi padre, mi esposo, mis primos y tíos, mis abuelos y mis amigos. Todos, son responsables y protagonistas en mi vida y han forjado mi carácter y mi camino. Este es un artículo de los paradigmas que nos ponemos entre las mujeres. Exacto. No han sido únicamente los hombres los que han iniciado estos paradigmas.
  • Es mejor trabajar con hombres que con mujeres.
Pues no. No es mejor trabajar ni con hombres ni con mujeres. Es mejor trabajar con GENTE responsable y talentosa. Las mujeres somos las que más repetimos esta frase sin darnos cuenta el daño que nos hacemos. ¿O sea que es mejor que escojan a un hombre que a mí? No tiene sentido que nos predispongamos con frases como esta. Les apuesto que podrían nombrarme 5 mujeres talentosas que conocen. ¿No les gustaría aprender de ellas? En el mundo de la moda, veo diseñadoras impecables y cercanas a las personas,  blogguers que trabajan en equipo con otras mujeres, empresarias que dan empleo y veo mujeres con una tenacidad increíble que sacan sus carreras y familias adelante.  
  • Debes enfocarte en la carrera que te dará dinero.
Siempre nos han dicho todo sobre las carreras tradicionales pero nunca nos dicen que puedes hacer una carrera desde tu pasión. Si lo tuyo es escribir, leer, ser deportista, crear o asesorar empresas, desarrollar nuevos productos, cocinar, ser cantante o lo que se te ocurra, has un plan para volver estos hobbies una verdadera carrera. Estamos en una era donde las posibilidades son infinitas y ya no tienes que ser infeliz en tu trabajo para ganar dinero.  
  • Es mejor que tengas todo claro y ordenado antes de casarte.
Sí y no. Es importante tener claridad sobre tu pareja y que los dos hablen muy abiertamente sobre las cosas que quieren y que no quieren en el futuro. Sin embargo, creo que uno nunca tiene TODO claro. Hay muchas cosas que se pueden construir en pareja y que son parte del desarrollo natural de las personas. En mi caso, las cosas eran súper diferentes cuando era soltera en cuanto a mi percepción sobre mi carrera. Pensaba casarme a los 30 y trabajar en una multinacional. Finalmente me casé a los 24, trabajé como loca (en el presente también), tengo mi propia agencia de mercadeo (The Box Marketing – www.theboxmarketing.com) y ahora estoy trabajando en mi pasión que es esta maravillosa industria de la moda. Y para cada una de estas cosas, he tenido un esposo paciente que me ha apoyando en mi desarrollo personal.
  • Debes escoger tu prioridad: familia o carrera.
Está bien si lo haces pero no por obligación. Hay mujeres que querían ser como Mafalda y otras como Susanita. Hay unas que empezaron por un lado y terminaron en otro. No hay fórmulas ni hay bien o mal. Si tú quieres quedarte en tu casa y dedicarte a tu familia, perfecto. Ninguno de los escenarios es más o menos meritorio. Entonces, mis queridos lectores, NO CRITIQUEN. Muchas veces me ven trabajando como loca y me preguntan si no me da pesar mi esposo. Creo que me daría más pesar verlo casado con alguien que es infeliz. Me hace feliz trabajar en tantas cosas diferentes, sacar proyectos adelante, ayudar a que otros saquen sus proyectos adelante y hacer cosas creativas. Es parte de quien soy. Probablemente las cosas deberán tener otro ritmo cuando tenga babies. Ese día les cuento.  paradigmas en la vida de la mujer
  • Debes ser perfecta (o muy buena) en el "rol de mujer"
Y exactamente, ¿Cuál es el rol de mujer? El rol de mujer o de hombre es el que cada uno quiera. Hay cosas fundamentales que podemos aportar a la relación pero no debe haber un “yo pertenezco a la cocina y tú a la oficina”. Si eso pasa en un hogar es porque deciden que pase. Entonces, mis queridos, si ya no hago galletas hogareñas o tengo 100 recetas originales de cocina colombiana, ¿soy menos mujer? Hasta donde sé, no. Y como mujeres tenemos que dejar de criticar a las mujeres que deciden hacer algo con sus vidas diferente a lo que nosotras decidimos.   Mi invitación final es a que, como mujeres fuertes e inteligentes, sigamos apoyando a otras mujeres como nosotras. Tenemos que dejar de auto discriminarnos, de tratarnos como si fuéramos menos que los hombres y dejar de ridiculizarnos. El cambio no lo harán ellos, el cambio empieza por nosotras. Love, Anna.  

¿Que otros paradigmas conocen? Cuéntenme un poco más en los comentarios.

Y si quieren conocer más sobre las diseñadoras, blogguers y empresarias mujeres de las que hablo, las podrán ver en fotos en mi Instagram  abc
INSTAGRAM
@annapenafort